Translate

jueves, 14 de abril de 2016

OTOÑO: ESTACIÓN DEL ELEMENTO METAL

El otoño es la estación del año en la cual comienza un período estacionario para la tierra, el organismo y la Naturaleza en general. Los árboles y plantas dejan de producir flores y frutos, los animales cesan su reproducción, algunos comienzan el acopio de alimentos para pasar el invierno, otros hibernan y nosotros... bueno, nosotros seguimos pensando que estamos fuera de las influencias naturales. Pero no es así.
En las culturas agrícolas se reconoce desde tiempos lejanos esta propiedad de la naturaleza de "guardarse" en otoño, de "ir hacia adentro", tal y como la semilla se reserva dentro de la tierra la llegada de la primavera para poder germinar. Es un período de calma interna, de reflexión. En cambio, en las culturas urbanizadas, industriales y modernas, ésta suele ser la época de inicio de actividades: comienzo de las clases, inicio de proyectos y organigramas empresariales, y demás exigencias físicas e intelectuales, lo cual produce una presión extra en contraposición con el relax adquirido durante las vacaciones. 
Sería muy favorable respetar el ritmo natural de nuestro cuerpo y descansar lo más posible luego de una jornada laboral. La actividad física fuerte como tal está muy bien en períodos de primavera y verano, ya que los meridianos de la Madera (Hígado y Vesícula Biliar) y el Fuego (Corazón, Intestino Delgado, Triple Calentador y Pericardio) alcanzan su cúspide energética durante estas estaciones del año y exigen una descarga física mayor. En cambio el Metal, elemento de la MTC al cual corresponden los meridianos de Pulmón e Intestino Grueso, se activan de manera portentosa durante la estación del otoño. 
Las funciones de estos dos meridianos se ven afectados notablemente con el comienzo del frío, los cambios abruptos de temperatura y las alergias típicas de esta época, debido al esfuerzo al que se ven sometidas las mucosas nasales y bronquiales.

Estas son las funciones asociadas a los Meridianos de Pulmón e Intestino Grueso que nos ocupan en este artículo:


PULMÓN INTESTINO GRUESO



FUNCIONES Intercambio y eliminación de oxígeno y Ki. Desecha dióxido de carbono y Ki viciado, usado. Formación y distribución del Wei Ki. Distribuye los líquidos. Los dispersa a todo el cuerpo y los desciende. Regula la voz. Da vitalidad al cuerpo por el hecho de respirar. Eliminación de desechos. Reabsorbe agua. Formación de materia fecal. Circulación sanguínea del abdomen.
ASOCIACIONES FÍSICAS Aparato respiratorio (laringe, traquea, bronquios, pulmones). Órgano de los sentidos: olfato (relacionado con Meridiano de Intestino Grueso). Actúa sobre la piel, poros, vello corporal, órganos de fonación (tono y calidad) Actúa sobre los senos paranasales, piel, colon, ano, garganta.
ASOCIACIONES EMOCIONALES Capacidad de incorporar nuevas experiencias. Sentimientos positivos y autoestima. Capacidad de comunicarse. Intercambio de emociones. Capacidad de poner límites (a uno mismo y a los demás). Estructura del YO (individuo). Expresión de la pena y el pesar. Desintoxicación de desechos emocionales. Capacidad de metabolizar eventos negativos. Capacidad de soltar. Amplitud mental.
DISBALANCES FÍSICOS Enfermedades respiratorias: tos, disneas, bronquitis, opresión torácica, neumopatías. Cansancio, pérdida de vitalidad. Palidez, problemas de piel: sequedad, excemas. Problemas en la voz: disfonías, pérdida de voz. Problemas de distribución de líquidos: edemas, sudoración espontánea, constipación. Rigidez de hombros. Rigidez en parte superior de la espalda. Constipación – diarrea. Colon irritable. Diverticulosis. Hemorroides. Sinusitis. Gingivitis. Adenoiditis (garganta). Supuración de la piel: acné, forúnculos. Infección de muelas, dolor. Mala circulación del Hara (abdomen). Cefaleas frontales.
DISBALANCES EMOCIONALES Introversión. Aislamiento. Negatividad. Baja autoestima. Melancolía. Depresión. Baja capacidad de expresar emociones con el cuerpo (lenguaje corporal) Retención de emociones. Pérdida de motivación. Pocas amistades. Toxicidad mental. Adherencia a recuerdos negativos. Mezquindad. Negatividad, mal humor. Rigidez de pensamiento. Falta de ejercicio.


De acuerdo a este cuadro sinóptico, las asociaciones físicas y emocionales se corresponden con un meridiano en equilibrio. En cambio los disbalances físicos y emocionales, se ajustan a los síntomas que presentan cuando existen bloqueos de energía en los mismos. Estos se pueden producir por diferentes motivos, entre ellos, que estemos transitando la estación de mayor actividad energética del elemento en cuestión, en este caso, en otoño el elemento Metal. Aunque también se pueden producir en esta y en cualquiera de las otras estaciones del año ya que no solo nos vemos afectados por los ciclos naturales, si no también por el estrés, las vicisitudes de la vida diaria... en fin, por ser humanos.
Si te sientes identificado en alguno o varios de estos síntomas que se mencionan en el cuadro durante el período otoñal o en cualquier otro momento del año, reflexiona un momento sobre si te sucede a menudo o es simplemente algo pasajero. Puedes poner en práctica varios de los consejos que aporto en mi blog, como por ejemplo la manipulación de los puntos de acupresión correspondientes a los meridianos del caso (epigastralgiaTos y disneaSinusitis por alergias) los ejercicios físicos que favorecen los estiramientos de meridianos y tonicidad de los mismos y las recomendaciones alimentarias según tu grupo sanguíneo para un mayor mejoramiento de tu salud integral.


Comparte esta nota con quienes consideres oportuno y no dudes en consultarme por éste y otros temas que con gusto te responderé a la brevedad posible. Puedes dejar tus comentarios si gustas al pie del presente artículo.

Saludos cordiales,
Mariel Alabarcez - Terapeuta Zen Shiatsu -


CABA. Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario sobre este artículo y compártelo con otros si te ha sido de utilidad. Espero haber sido de ayuda! Gracias por seguirme.
Mariel Alabarcez "CONECTAR "
Terapeuta Zen Shiatsu