Translate

domingo, 4 de marzo de 2012

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DEL SHIATSU


El Shiatsu es el método japonés de digitopresión, que se sitúa en el punto de contacto de dos Medicinas: la oriental y la occidental; antigua y moderna.

En la historia del Japón el origen del japonés es un gran enigma sin descifrar aún para los historiadores y los arquéologos japoneses, pero tampoco sabemos el origen de la medicina japonesa que, sin dudas, se remonta a la época mitológica. Sin embargo, desde que la medicina china empezó a introducirse en el Japón alrededor del siglo VI, la medicina japonesa comenzó a desaparecer gradualmente.
La medicina china se introdujo al principio a través de Corea, con la apariencia de medicina coreana y, más tarde, tras haber tenido contacto directo con China, su medicina sustituyó completamente a la coreana. Como la medicina china importada al Japón era la de la dinastía Han posterior (años 25-220) se llamaba y aún se llama “Kanpô” (medicina de Han). Además en esa época, la medicina estaba vinculada al budismo y por eso eran los bonzos chinos y japoneses los que de gran manera, la introdujeron en el Japón.
El Japón, atraído por la avanzada civilización china, envió a este país varias misiones oficiales y grupos de sacerdotes para estudiar el sistema político y la cultura general de las dinastías Sui (años 581-617) y T’ang (años 618-907). Así el Japón pudo diseñar su propio sistema político de acuerdo con el modelo chino, incluyendo por supuesto la medicina.

 El masaje chino (Do’in/Ankyô), conocido en Japón por el nombre de Anma, se basaba estrictamente en los principios de la antigua medicina china como el Yin-Yang, los Cinco Elementos, los Meridianos, etc. La palabra “Anma” apareció por primera vez en el año 701 en el Código Taihô, donde se cita la existencia de un doctor, dos practicantes y diez estudiantes de Anma en la sección médica de la corte. De esta manera, los nobles y los altos funcionarios japoneses gozaban del beneficio de la medicina china, pero la mayoría del pueblo contaba todavía con la medicina tradicional japonesa que estaba a punto de desaparecer.

El emperador Heizei que reinó del año 806 al 809, preocupado por la crisis de la medicina tradicional japonesa, ordenó registrar todas las terapias y recetas tradicionales basadas en plantas medicinales que se habían practicado antes de la introducción de la medicina china. El trabajo fue tan enorme que se tardó diez años en terminarlo.
En el Ishin-hô, el más antiguo tratado médico existente en Japón, escrito por Yasuyori Tanba, se dice que el Do’in (Anma) es el método de “echar fuera el mal Ki (energía vital) que se encuentra en los miembros y articulaciones y de introducir el buen Ki”. Insiste en la importancia del Do’in.
Sin embargo y con el tiempo, el antiguo masaje chino del Do’in fue poco a poco perdiendo su capacidad terapéutica para pasar a ser un método popular que podría ser practicado por personas habilidosas con las manos. Para recuperar su calidad original hubo varias tentativas de renacimiento de la Anma clásica (Do’in chino). En 1713, C. Miyawaki escribió el tratado “Iniciación del Do’in” en el cual explica:

   “La contractura (contracción prolongada e involuntaria de uno o más músculos) es la base de todas las enfermedades. Por eso hay que suprimirla para restablecer las funciones del estómago y los intestinos con el fin de recobrar la salud. Cuando la contractura es profunda, los músculos se vuelven duros como una madera o una piedra; hay que eliminar estas partes duras practicando el Do’in/Ankyô (Anma), para hacer elásticos los músculos”.

En nuestro Universo existe una especie de energía delicada llamada Ki que se encuentra en todas partes, incluido el cuerpo humano. El estado del cuerpo que está lleno de este Ki se llama “Gen-Ki”. Originalmente aparece una enfermedad porque el Ki se estanca, sea por causas externas (viento, frío, humedad, etc.) o por causas internas (excesos en la bebida y la comida o cambio repentino de sentimientos). Así pues y según palabras de Fusai Tada (1827) sobre los buenos efectos de la Anma clásica:

   “La presión sistemática sobre todo el cuerpo activa el Ki estancado, regula las funciones orgánicas, armoniza el estómago y los intestinos, mejora la circulación de la sangre, desbloquea las articulaciones, hace elásticos los músculos y los ligamentos, hace dulce la piel, excita el apetito, facilita la evacuación del vientre y aumenta la energía”.

Desaparición de la Anma clásica
Durante la época de Edo (1603-1867) y a pesar de varias tentativas de restaurar la Anma clásica, esta perdió toda su calidad médica cuando el gobierno otorgó el monopolio del método Anpuku (masaje abdominal) relegado a unos pocos ciegos que poseían el título de “Kengyô” (el rango social más alto entre los ciegos) en homenaje a Sugiyama, gran masajista ciego, primero en recibir este honor como recompensa por haber curado la enfermedad del shogun Tsunayoshi (1680-1709)
A mediados de la era Meiji (alrededor de 1890) el masaje europeo se introdujo en Japón desde Francia. Este masaje moderno basado en la teoría científica de la medicina moderna fue bien recibido por los practicantes de la Anma, que ya no tenía calidad médica. Sin embargo una parte de la gente, a menudo intelectual, que padecía de enfermedades crónicas, comprendió el límite de la medicina moderna que había parecido omnipotente en un principio, después de haber gastado mucho dinero en tratamientos sin resultados significativos. Abandonando la medicina occidental, estas personas se esforzaron en curar sus enfermedades por sí mismas, estudiando la medicina tradicional japonesa  y probando diversas terapias familiares, con excelentes resultados.
No sabemos cuándo ni por quién fue creado el Shiatsu, pero según la opinión general es un método de tratamiento empírico, desarrollado a partir del Kappô, del Do’in y de la Anma clásica e inspirado en parte en las teorías y técnicas de las tres terapias americanas (quiropraxia, osteopatía y espondiloterapia) introducidas en Japón durante la era de Taishô entre 1912 y 1926. Por ese entonces el término Shiatsu (Shi: “dedos”; atsu: “presión”) se propagó poco a poco.

El Shiatsu se difundió cada vez más pero, cuando Japón entró en la Segunda Guerra Mundial y tras rendirse a los Estados Unidos luego de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, la política de ocupación del general MacArthur del año 1947 obligó al gobierno nipón a promulgar una nueva ley con objeto de modernizar el sistema médico. Para este fin el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social formó una comisión de investigación compuesta por profesores de medicina. En resumen, y tras haber dejado sin efecto unas 300 terapias populares, sólo el Shiatsu fue aceptado por esta comisión como una terapia eficaz y sin peligro y la palabra “shiatsu” se introdujo por primera vez en los textos oficiales.

Shiatsu de hoy
El año 1955 fue muy importante para el Shiatsu puesto que es a partir de esta fecha que se levantan las primeras olas del boom de la medicina oriental. Entre los numerosos practicantes que contribuyeron mucho a la difusión y popularización del Shiatsu se encuentran Tokujiro Namikoshi (1905-2000) y Shizuto Masunaga (1925-1983). El primero fundó en 1940 la primera escuela de Shiatsu, llamada Nippon Shiatsu School, en Tokio, única especializada en Shiatsu de todo Japón. Hizo no pocos esfuerzos para modernizar esta disciplina, tratando de alejarse de los principios meridianos de la Medicina Tradicional China (MTC) y escribiendo varios libros accesibles a todos.
En cambio, S. Masunaga conservó el estilo del Shiatsu tradicional basado en los principios de la antigua medicina japonesa y la MTC. Después de haber enseñado durante diez años en la escuela de Namikoshi, se independizó y abrió en Tokio su gabinete que sirvió de lugar de intercambio de practicantes de Shiatsu. Escribió varios libros especializados.




Texto extraído del libro “Manual del Shiatsu” de Tsuguo Kagotani






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario sobre este artículo y compártelo con otros si te ha sido de utilidad. Espero haber sido de ayuda! Gracias por seguirme.
Mariel Alabarcez "CONECTAR "
Terapeuta Zen Shiatsu